Nuestras voces tienen el poder de la denuncia, del recuerdo, de la creación... La juventud no nos excede: nos estimula. Somos como una brújula que oscila por la realidad dejando huellas (que no son poco), plasmándolas en papel, llorando letras...La tinta es nuestra aliada;

este blog solo la excusa..

Tenemos mil cosas más para torturarnos↓

martes, 31 de enero de 2012


Con los días, y sus respectivas noches, aprendes que nada es tuyo; que aquí estamos de prestado. Todo lo bueno, todo lo malo e -incluso- lo que considerabas que no valía la pena: todo eso (y más) se acaba, se escurre de la existencia.
Y al mismo tiempo no es que desaparezca. Sólo pasa a otro estado de la materia.
¿De qué está hecha la realidad? ¿De acciones? ¿De hechos? ¿De sueños que no se cumplieron, o de sueños que sí conseguimos?

Al final te darás cuenta de que puedes vivir sin saber a ciencia cierta quién fuiste; pero no podrás vivir sin habértelo preguntado al menos una vez en la vida. 
Y es que no somos lo que pensamos que somos; sino miles de cachitos que, a su vez, se fracturan y se vuelven todavía más pequeños, más diminutos. Pero en cada una de esas partecitas se esconde el secreto del Universo.
No nos corresponde entenderlo, ni siquiera dominarlo: se trata de percibir su fragancia para llevarla puesta un rato. Aunque no más de lo necesario.

Hoy sabemos que odiar o amar a alguien es igual a asumir que amamos u odiamos algo que, al mismo tiempo, nos conforma a nosotros mismos. Con la diferencia de la experiencia onírica que cada uno contempla bajo su propia responsabilidad.

Algo en ti despierta. No son dos, sino tres ojos los que tenemos (¿has contado alguna vez a tu corazón?). Cada una de las emociones se valida; cada beso que no dimos y cada abrazo que guardamos porque no nos atrevimos a extender los brazos. Lo único que existe es lo que está por venir.
Y terminar agotado porque no paras; estar agotado de tanta vida, ¿habrá un mejor regalo?


Así que todos tus errores y todo lo que te ha herido es lo que te ha traído hoy, ahora, aquí. A que haga 37°C en Montevideo, Uruguay y tú con tu bolígrafo blanco escribas en tu agendita con pinta de niña chica toda la verbigracia depositada en lo más hondo de ti desde siempre.
Es la experiencia, el momento y el lugar exacto.

Adelante.



2 comentarios:

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Has dicho muchas verdades...

Paz&Amor

Isaac

Ainnoa♥ dijo...

Que verdades!!!:D
gracias por tu visita