Nuestras voces tienen el poder de la denuncia, del recuerdo, de la creación... La juventud no nos excede: nos estimula. Somos como una brújula que oscila por la realidad dejando huellas (que no son poco), plasmándolas en papel, llorando letras...La tinta es nuestra aliada;

este blog solo la excusa..

Tenemos mil cosas más para torturarnos↓

martes, 23 de noviembre de 2010

Mente, cuerpo y corazón.


Tengo varias cosas que decir y tan pocas ganas de escribir. Sí, estoy rara, estoy cansada, estoy animada, estoy, y eso es lo que cuenta. Como soy un ser pensaste que inclusive cuando duerme piensa(?), me detuve a pensar en la sociedad de la materia, en la cual ocurren sucesos que no se quieren mostrar. Por alterar el dilema somos engranajes de un mismo sistema. Estamos metidos en un sueño donde somos piezas de ajedrez de un Dios Todopoderoso, al que le rogamos pan y trabajo.
En tal sociedad hay personas adversas, anversas y reversas. Hay malos conocidos, y buenos escondidos.
Están los que persiguen la felicidad, y están los que se encargan de atrasarla. Mujeres llenas de cirugías y ropas sofisticadas. Esta la moda de la nueva onda. Estamos. Miramos por la mirilla y vemos un desnudo, y seguimos viendo queriendo participar. Vemos siluetas de desconocidos y creemos conocer más. Vemos gente que cambia, o que dice cambiar, solo para aparentar y gustar. Mostrarse real o irreal. El dilema de las personas que se van y que vuelven por más. El suplicio del que se quedó solo o en paz. Podemos decir muchas cosas, te quiero, amor mío, te extraño, te quiero ver, te odio, te espero, te escucho, te necesito, te veo. Pero no entendemos las actitudes, las calenturas, las pasiones, las locuras, las adicciones. Y podemos aceptarlas, creerlas, justificarlas, o simplemente llorarlas. Podemos mirar hacia atrás y cerrar los ojos. Podemos tirar al vació los mejores días de tu vida. Aquellos que vivimos pero que no consideramos como tales y que desperdiciamos. Podemos reconsiderar años, meses o semanas. No podemos tolerar cambios, lastimaduras, ataduras, ilegalidades. Podemos ver mas allá, podemos soñar que no cuesta nada.
Me pregunto si habrá una formula para explicar lo inexplicable, para entender lo inentendible. El corazón, la mente. Se oponen tanto a veces. La antagonía de los sentimientos y los pensamientos. Los impulsos contra la moral. Las pasiones contra las leyes.
Tengo que trazar una línea, si la cruzo ¿conseguiré lo inexplicable? Si pienso en las millones de imágenes, en los millones de espejos... ¿estaré acompañada en, por decir, alguno de ellos? cuantas preguntas y yo que perdí la razón, la noción del tiempo. La eternidad, esta historia que parece no tener final. Esos recuerdos que no se van. Y tal vez aquellas sonrisas que todavía están. ¿Y porqué están? Nuevamente lo inexplicable avanza sobre lo razonable. La mente juega descalza sobre las cenizas del fuego, pero a veces aviva la llama...
Son tan pocas las opciones, y tan poco el tiempo para pensar. Y aunque no sepamos porqué pensar, sabemos que lo debemos hacer. Elegir una u otra, volver sobre lo mismo, pisar aquellas baldosas. Recorrer esos pasillos, aquellas puertas. Ingresar una y otra vez a la misma pieza. Elegir acostarse o quedarse sentado, elegir tomar algo caliente, o simplemente quedarte esperando. Esperando que una voz familiar se la juegue de una vez. Juegue sobre aquellas cenizas, sobre aquel pasado, sobre aquel anhelado pasado. Y por el otro lado, se denotan lágrimas sobre el suelo, sobre la cama hay recuerdos, hay fotos, hay tiempos compartidos. Hay algo que no se encuentra con otras personas. Hay individuos que son distintos, diferentes...únicos. Desperdiciar por un segundo, es suicidarse y quedar moribundo. Probar otros cuerpos, son errores calificables como delito. Son culpas, lamentos, insomnios. Pesadillas.
Del camino de la sociedad a la especie, de la especie hasta el sexo, del sexo hasta el individuo, desde el individuo al distinto, del distinto a el. De pensar con la cabeza, lo que sentís con el corazón.

6 comentarios:

Frankie. dijo...

dios...qué bien esto que escribiste...

Master!! dijo...

El ser humano es contradictorio, muy, mucho más el hombre, nos hicieron con unos cuantos de miles de neuronas menos, lo se, igual es en todas las razas de la tierra, no solo el ser humano, otro día te explico (?).

Sin embargo, mi vida trancita, rumbéa, vagabundéa (?) entre lo extremadamente sistemático y motriz, todo tiene un porqué, solo y solo doy un paso si es seguro, si estoy bien no soy de probar o cambiar a ver si puedo estar mejor (siempre dependiendo de los casos) He dicho te quiero, te amo, te extraño, jamás un te odio, me hiciste daño, no te necesito... Sin dudas soy un afortunado de la vida, todo lo que me propuse me ha salido bien, a veces hasta sin merecerlo, mi vida adolescente fué otra historia, pero de eso hablaremos otro día (???)

Está siempre en uno el poder avivar la llama cuando quiere, en explicar lo que se considera inexplicable o incomprensible, nada lo es. Si, vivimos en un sistema, imerso en el, pero somos personas, no somos absolutamente independientes, pero andamos ahí ahí (?)

No se, da para pensar.

Locura Divina ♥ dijo...

Habrá explicación che? yo creo que no. O capaz encontramos respuesta o explicación a cada situacion en la q se contradicen mente, cuerpo y corazon, pero después... después tenemos otra duda, a la q le encontramos respuesta... Y así sucesivamente. Al final las tres cosas son inseparables, no?
Kisses nena.
Nos hablamosss

L.S.B dijo...

Me pareció muy interesante, y creo que por eso nadie es totalmente equilibrado.Somos parciales, y dependiendo la situación en menor o mayor medida impulsivos, intentar encontrar ese equilibrio es tan difícil.. No se puede ser simplemente impulsivo ,viviríamos muy poco.Y siendo netamente racionalistas,seríamos infelices.. Se contradice el corazón y la mente,pero se complementan ya que nos muestran las dos caras de una misma moneda,y quizás no sea elección sino saber complementar :) es mi humilde opinión,un beso!

· Los sueños de una vida. dijo...

mes has dejado sin palabras, ME ENCANTA!

Con edulcorante y al Revés dijo...

"De pensar con la cabeza, lo que siente el corazón"
Me parece que ahi resumista la entrada. En esa oración chiquitita.
La vida te da un cuaderno en blanco que llenas de preguntas, donde lo escribis con lapicera, donde no hay goma ni corrector que borre, donde tachoneas, donde aveces sos improlija, donde aveces esta impecable, donde aveces se te mojan las páginas con café, donde a veces pedir una lapicera ajena para escribir.
La vida es un libro en blanco, que llenamos hasta cuando dormimos, nunca paramos de pensar.-

Che, la musica le da un nosequé lindo a tu blog (:

Un saludo mujer!